27 Ago

¿Qué es el showrooming?

Vamos a definir el concepto de showrooming con un ejemplo: Entras en un comercio deportivo, te fijas en una zapatillas deportivas de marca internacional, pongamos de ejemplo Nike, miras el producto, lo tocas, lo pruebas y finalmente haces una foto con tu móvil para comparar por Internet donde se vende más barato. Gracias a Internet móvil y a los dispositvos multimedia de última generación, smartphones y tablets, podemos en la misma tienda comparar los precios de distintos centros de venta, tanto físicos como tiendas online, para al final comprar el mismo producto de una forma más barata.

Éste fenómeno lo practican en España un 63% de los propietarios de un teléfono móvil (según un informe realizado por TNS-Sofres, instituto francés especializado en estudios internacionales de marketing y opinión). Pero no solo se busca un precio más barato sino también se busca otros conceptos. Según un estudio de JiWire se busca:

  • Más información del producto en un 29%
  • Recomendaciones del producto y opiniones en un 25%
  • Cupones de descuento en un 48%.

El mismo estudio nos muestra que el 23% de los showrooming al final acaban comprando online el producto pero también nos muestra que el 57% restante acaba comprando en la propia tienda lo cual es beneficioso para el comercio físico.

Algunos comercios intentan frenar esta práctica cada vez más habitual creando medidas antishowrooming como cobrar por ver los artículos o la prohibición de realizar fotografías de los productos en el establecimiento. El secretario general de la FECE (Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos) César Dominguez opina al respecto de este hecho afirmando: “Nosotros creemos que tenemos que subirnos al carro de Internet. Las cadenas están trabajando en el desarrollo de este tipo de negocio”.

Está claro que en un mundo más digitalizado y conectado es difícil parar este tipo de fenómeno. Lejos de intentar combatirlo muchos comercios optan por crear políticas mejoradas para los usuarios como cupones de descuento, feedback de los clientes con las redes sociales, wifi gratis en los establecimientos, ajuste de los precios… Lo que está claro es que ofrecer una experiencia de compra diferente, de calidad y ajustar los productos a precios competitivos, es la mejor arma para luchar contra el showrooming.